Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat volutpat.

EL COVID19 DESPLOMA LA CONTAMINACIÓN AMBIENTAL DEL PLANETA

EL COVID19 DESPLOMA LA CONTAMINACIÓN AMBIENTAL DEL PLANETA

El 22 de abril de 1970 el senador y activista demócrata Gaylord Nelson movilizó a millones de estudiantes y profesores de todos los niveles en una manifestación cuyo objetivo era que el Gobierno estadounidense creara una Agencia de Protección Medioambiental. 50 años más tarde, con varios tratados (París y Kioto entre otros) y conferencias internacionales con mucha palabrería y promesas de por medio, pero pocos compromisos explícitos, el microscópico y letal coronavirus Covid19 ha desplomado la contaminación ambiental en más de un 50%.

La paradoja está servida, la muerte de miles de seres humanos está suponiendo el renacer de la Naturaleza. ¿Una lección de la Madre Tierra? Son muchos los que así lo creen, pero la realidad es muy diferente. La emergencia sanitaria ha supuesto el confinamiento forzoso de más de la mitad de la población mundial, el cierre total de industrias y fronteras, la disminución drástica del tráfico aéreo (el que más contamina), el  marítimo y el rodado en las grandes urbes industrializadas de los cinco continentes.

Un parón en seco, cuyas consecuencias económicas se vaticinan muy graves. La emergencia social sustituirá a la sanitaria y las costumbres sociales cambiarán drásticamente. No hay duda de que hay un antes y un después del Coronavirus Covid19.

Sin embargo este panorama siniestro que nos ha tocado vivir tiene un lado positivo para la Madre Tierra. Sí, basta ver las fotografías de los canales de Venecia con aguas turquesas habitadas por medusas y miles de pececillos; los pavos reales paseando por las desiertas calles de Madrid o ese magnífico león que se ha hecho dueño del aeropuerto del Masái Mara (Kenia), que  son solo algunas de las estampas curiosas de lo que está suponiendo esta pandemia que mata humanos, pero preserva la vida de plantas y animales y ha barrido la contaminación ambiental milagrosamente.

Las imágenes enviadas por el satélite Sentinel 5P reflejan una realidad inusitada vista desde el espacio y comprobada en tierra firme. Los datos son aplastantemente positivos para la calidad del aire. La contaminación de Dióxido de Nitrógeno (No2) ha disminuido en París un 54%, en Roma un 49%; en Madrid un 48% y en Milán un 47%. A su vez, China, siempre contraria a reducir sus emisiones contaminantes, ha reducido las de CO2 en un 25%. Todo un récord que se había establecido como objetivo para 2050 para combatir y revertir el cambio climático.

¿Qué lecciones ambientales debemos aprender de esta cruel pandemia?

Una muy sencilla, que si dejamos de contaminar el planeta de manera incontrolada y egoísta, la Madre Tierra se recupera y la humanidad con ella. Que el planeta no es solo la casa de todos los hombres, sino de todos los animales y plantas que lo habitan, que debemos cuidarlo y respetarlo y construir una sociedad económica y socialmente más sostenible y respetuosa. Si queremos, podemos. Yes, we can.