Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat volutpat.

DESPIERTO -Sin Querer- HASTA EL AMANECER

DESPIERTO -Sin Querer- HASTA EL AMANECER

Manuel López Nuevo

¿Cómo puedo evitarlo?

Dormir…. es uno de los mejores antídotos que tenemos para protegernos de las preocupaciones y las «situaciones de crisis», nos ayuda a desconectar de la realidad cuando ésta nos angustia. Sin embargo, ese ansiado sueño reparador a veces nos fintea, no aparece cuando debe y el insomnio atrapa las noches. Nos cuesta conciliar el sueño o su calidad merma por los continuos despertares y vueltas en la cama. Las noches en blanco o de mal dormir tienen una consecuencia: al día siguiente estamos fatigados, no solo físicamente, sino mentalmente, lo que suele pasar factura en forma de mal humor, ansiedad, ánimo por los suelos…..

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Salud se define como el estado de bienestar físico, mental y social y no únicamente como la ausencia de enfermedad o dolencia.

Las alteraciones del sueño afectan a los tres estados incluidos en la definición de la OMS sobre el término Salud ,  son numerosos los estudios científicos que demuestran que un descanso inadecuado aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares, la sensación de malestar físico y falta de concentración,  que a su vez incrementan la irritabilidad y el riesgo de sufrir accidentes de todo tipo, debido a  la somnolencia diurna.

Los trastornos del sueño, según estimaciones de la Sociedad Española del Sueño (SES) afectan al menos a un tercio de la población en algún momento de la vida, siendo el Insomnio, el trastorno más habitual en la población que alcanza incluso a un 35% de la dicha población en casos de insomnio transitorio.

¿Qué es realmente el sueño?

 

Es una necesidad biológica que permite restablecer las funciones físicas y psicológicas esenciales para un pleno rendimiento.

Las causas más frecuentes de insomnio son las alteraciones emocionales de carácter reactivo. En general, todas aquellas situaciones del individuo que se acompañan de intensa ansiedad, preocupación, tensión psíquica, angustia, miedo o tristeza.

Una situación anormal como el confinamiento por la alerta sanitaria provocada por la pandemia del Covid-19 en la que nos sentimos inseguros frente a lo desconocido y a la evolución con la que se desarrollará, el tiempo que nos afectará, la posibilidad de un contagio o los riesgos económicos a los que puede llevarnos tanto personal como general.

Son factores a tener en cuenta y que facilitan el desarrollo de cuadros de ansiedad que pueden afectar a la calidad del sueño y a nuestra salud y de la misma forma a las relaciones sociales que ahora podamos mantener, donde en realidad necesitamos una gran fortaleza emocional para transmitirla a nuestro entorno, que también presenta carencias.

 

¿Qué puedo hacer para combatirlo?

Las situaciones desconocidas y estados de incertidumbre, son difíciles de afrontar, pero no imposible. Sigue estas reglas básicas y te sentirás mejor.

  • Afronta la situación.

No afrontar el problema posiblemente lo empeore y se vaya haciendo más grande, pero para esto necesitarás aceptarlo y mentalizarte. ¿Cómo? Aceptando el momento, mirando hacia el futuro y basándote en la certeza  de que estamos ante una crisis temporal, que pasará,  y que mantener un buen estado de salud nos permitirá afrontarla de mejor manera.

  • Selecciona y organiza una rutina diaria

En cada una de las diferentes actividades que vas a realizar durante la jornada, física, laboral, ocio, alimentación, social (si es posible directamente o en el peor de los casos a través de redes sociales,)…

Esta rutina debe de ir acompañada de unos objetivos sobre las mismas tareas concretas diarias que te has marcado y de forma realmente importante tienen que ser objetivos alcanzables, ya que en caso contrario nos provocarán mayor angustia y estrés que empeorará la situación de insomnio en el caso de no alcanzar estas metas que te has planteado.

  • Mantén unos horarios básicos estables.

En todas las actividades, pero principalmente de los horarios de sueño y comidas haz un esfuerzo. ¿Un ejemplo? No te pases el día en pijama, acicálate cada mañana y mantén tus rituales de belleza e higiene.

No podemos olvidar la importancia de los Ciclos Circadianos que regulan las variaciones diarias de los procesos corporales que se producen en un rango de 24 horas en el ser humano, como las fases de sueño y vigilia, aunque en general todos los seres vivos se regulan por ciclos y en nuestro caso concreto, actúan como un reloj biológico, que se puede hacer funcionar con la máxima precisión.

  • Crea un ambiente propicio que induzca al relax.

Evita agentes externos que alteren el sueño como ruidos, luz, … creando en la habitación un ambiente confortable y adecuado para dormir. Evita igualmente la exposición, poco antes de ir a dormir, de focos de luz potente o pantallas de los dispositivos electrónicos.

  • Realiza ejercicio físico adecuado.

Es importante mantenerte activo físicamente, con una serie de ejercicios adaptados a tus propias necesidades y limitaciones. Todo esto facilitará el incremento de liberación de endorfinas que te ayudará a mantener el mejor estado anímico complementario.

  • No te automediques.

En caso de necesidad o mantenimiento del estado de insomnio, antes de tomar medicamentos para dormir, consulta a un especialista.

  • Echa mano de los remedios naturales conocidos.

Las tisanas calientes antes de dormir a base de pasiflora, valeriana, lavanda, etc. ayudan a conciliar el sueño. También existen soluciones coadyuvante, las encontrarás en la farmacia, que combinan varias sustancias que no solo inducen al sueño, sino que reducen los despertares nocturnos.