Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat volutpat.

Como ser una It Woman a los 50. “La otra” operación salida, por Marián Vilá

Como ser una It Woman a los 50. “La otra” operación salida, por Marián Vilá

Como la expectativa de vida sigue en aumento, las mujeres de la Generación X disfrutaremos de unos cuantos años extras. Seguramente serán los más valiosos si nos sentimos bien. Será así si esta larga cuarentena no nos pasa factura. Y de eso voy a hablar hoy.   

Durante casi dos meses, la piel se ha desequilibrado, al ritmo de nuestras mentes, el estrés y ansiedad a la que estamos sometidos durante el confinamiento juegan un papel importante en los procesos celulares del envejecimiento.

Se sabe, que la falta de sueño (hay muchas mujeres que sufren insomnio durante estos días) afecta en los mecanismos celulares de reparación de la piel y produce envejecimiento prematuro. El sedentarismo y la inactividad física ha demostrado en diversos estudios que produce envejecimiento celular. La mala alimentación influye directamente en el estrés oxidativo y el envejecimiento. La exposición a la luz azul que es la que generan las pantallas de ordenadores, tablets o móviles, también produce una serie de efectos en la piel, como arrugas y manchas. Es la llamada Screen Pollution. Y aunque con ese nombre bien podría ser un nuevo epidodio de la saga 007, es el nuevo enemigo de la piel, responsable en gran medida del envejecimiento prematuro, como el sol.

¿Buenos hábitos? Comer sano, realizar ejercicio, crear rutinas, dormir ocho horas, beber mucho agua, desmaquillarse todas las noches…. Ya se, es más de lo mismo, yo también me “descojono” cuando lo escucho en boca de alguna celebritie como secreto de belleza, pero hay parte de verdad en ello.

Hablamos sobre todo ello con Cristina Galmiche, amiga y una de las mayores expertas en Estética y Belleza de este país. Comprometida desde hace más de 30 años con cada piel que pasa por sus manos, ha sido testigo directo de los cambios que hemos experimentado las mujeres de nuestra generación.

Cristina Galmiche: “Las mujeres han cambiado muchísimo y por supuesto para bien. Hoy en día una mujer de 50 años es física y psíquicamente más joven de lo que era hace 30 años. El aspecto de las mujeres no tiene nada que ver, ¡estamos rejuvenecidas! A lo largo de estos años, las mujeres hemos entrado más en el mundo empresarial y hemos tenido la oportunidad de desarrollar un espacio en el mundo de la belleza y la estética y esto ha sido absolutamente revolucionario.  Por un lado, antes no se disponía de aparatología y por otro, la investigación en el campo de la cosmética no era tan amplio. Por ejemplo, conseguir efectos tangibles en una crema antes era impensable. Los avances en la medicina estética y en estética están siendo una revolución para la mujer”.

Marían Vilá: ¿Cuáles crees que son sus mayores preocupaciones estéticas?

C.G: Sus mayores preocupaciones son por excelencia la flacidez y la calidad de la piel. A las mujeres de 50 les preocupa muchísimo tener una piel sana y con un tono saludable.

M.V: ¿Y cuál debe ser nuestro objetivo para tener una piel bonita y sana?

C.G: Recomiendo un protocolo que tenga como objetivo una piel cuidada: limpia y oxigenada. A partir de ahí, se trata según las necesidades de cada persona. A los 50 ya podemos necesitar un cuidado médico pero siempre y cuando le hayamos sacado el máximo partido a la piel con la parte estética: Con activos y aparatología. Lo que no hayamos conseguido con estética siempre podemos dejarlo en manos de medicina estética natural y nada invasiva.  Para mí es importante que no nos desfigure, debemos ser nosotras mismas. Menos es más cuando se trata de medicina estética.

M.V: ¿Cómo puede afectar este confinamiento a una piel de 50?

C.G: Las pieles en general están ganando en este confinamiento. Debemos tener en cuenta que al no estar expuestas a agentes externos agresivos que dañan el Ph de la piel como puede ser la contaminación. Las partículas de aluminio que contiene el monóxido de carbono de la contaminación son altamente nocivas para la piel y sabemos que están causando estragos en cuanto a reacciones alérgicas, envejecimiento prematuro, etc.   

M.V: ¿Podemos hacer algo más que los tratamientos habituales?

C.G: Durante este confinamiento le hemos quitado a la piel tratamientos habituales como por ejemplo laoxigenación facial que recomiendo una vez al mes. Aprovechando que tenemos más tiempo, debemos ser constantes con nuestra higiene facial y nuestro tratamiento específico: 5´mañana y noche son suficientes para mantener una piel saludable. Es importante que los tratamientos que estemos llevando a cabo en casa no estén ser elegidos al azar, ni por recomendación de amigos, siempre debemos ser aconsejados por un profesional para llevar a cabo un protocolo impoluto en casa.

M.V: Falta de luminosidad, manchas por el uso de las pantallas, deshidratación por estrés, celulitis provocada por la vida sedentaria o kilos de más son algunas de las posibles consecuencias de estos meses de confinamiento. ¡Socorro!

C.G: Las pieles que pueden tener peores consecuencias son las que generan más grasa de lo habitual porque necesitan con urgencia una oxigenación tras tantos días de cuarentena. Por otro lado, si estás teniendo vida sedentaria o comiendo más de lo habitual es cierto que puede aparecer celulitis y se puede notar en la báscula. Debemos tener en cuenta que necesitamos fuerza de voluntad, llevar a cabo una dieta equilibrada y hacer deporte 1h al día.

M.V: Con una fecha relativamente aparente para el final del confinamiento, ¿conviene entrenar la piel antes de salir?

C.G: Durante este encierro hemos dicho adiós a la contaminación, a las pantallas solares y a todo los agentes agresivos que saturaban nuestra piel. El confinamiento ha hecho que tengamos mejor la piel por lo que entrenarla no será necesario. En cuanto salgamos lo que sí será más importante es aplicarnos protección solar alta desde el momento que salgamos de casa. 

“La piel es la envoltura de nuestras vivencias. Somatiza nuestros problemas, aprende de nuestras experiencias. Castiga los malos hábitos y premia los buenos”

Hoy me despido con muchas ganas de libertad y un gran HELP!,  el de mis amados Beatles.